Hace dos décadas el Professor Alon de la Hebrew University de Jerusalem en Israel comenzó dirigiendo una serie de experimentos con hierbas cultivadas de manera orgánica. Creía que las hierbas que son autóctonas y que se cultivan específicamente en el suelo de su propia procedencia y con su clima derivarán en una producción de exquisitos sabores. Esta hipótesis funcionó y sus productos de té obtuvieron mucho éxito. Con los años, este pequeño negocio familiar fue prosperando hasta convertirse en una reputada empresa de te manteniéndose fiel a sus orígenes. Hoy en día todavía trabajan con productos libres de químicos, y pesticidas, por lo que sus productos cumplen con los más estrictos estándares internacionales.